Crisis por Coronavirus y salud mental

por | Abr 24, 2020 | Actualidad | 0 Comentarios

La crisis del coronavirus no sólo afecta a la salud física, sino que también a la salud mental.

Las autoridades decretaron “estado de catástrofe” en el mes de marzo, lo que permite tomar drásticas medidas de control social con el fin de mantener los contagios bajo control y de esta forma permitir que los sistemas de salud funcionen con una mayor holgura. Nosotros como ciudadanos también tenemos una responsabilidad y una manera de contribuir, que es respetando cuarentenas y normas sanitarias, lo que pone a prueba nuestra moral y la salud mental. Hemos visto también, que algunas personas aún, no respetan cuarentenas, realizan fiestas, etc., lo cual sólo responde a una falta de soporte psicológico para respetar lo establecido.

 

¿Qué ocurre con el distanciamiento físico-social?

Siempre hemos relacionado el contacto físico con afectos de cercanía, de contención, con una comunicación más directa y pura, etc. Ahora, nos hemos visto en la exigencia de reemplazar abrazos, besos, apretones de mano, y aquello que conocemos desde el nacimiento, cuando unas manos te sostienen en los primeros momentos de la vida extrauterina y que ya está instalado en nuestros registros. Reemplazarlo por acciones como el distanciamiento, el saludo desde lejos, etc., son conductas que tenemos asociadas a sentimientos como la vergüenza, la rabia, el miedo, el enojo, sin embargo ahora son vitales para cuidar al otro y protegerlo. Los anteriores implica una gran exigencia, que probablemente también traerá consecuencias en la forma de relacionarnos, ya que la crisis que atravesamos no la hemos logrado comprender completamente.

Efecto del aislamiento en personas con problemas psicológicos

Los estudios muestran que el aislamiento y la cuarentena son estresantes para la gran mayoría de las personas y es particularmente delicada para las personas con problemas de tipo psicológico quienes ya se encontraban en una situación de crisis y dependen, en muchos casos, de una importante red social, de amigos, de familiares. Cuando aquello no está disponible, la situación se vuelve más grave.

La situación actual puede incrementar ciertos problemas psicológicos, como por ejemplo, la depresión.
Para las personas con algún cuadro depresivo, el verse reducido el contacto físico – social puede resultar un problema y puede deprimirse aún más. En el caso de la ansiedad, los síntomas también se pueden incrementar, sobre todo si las preocupaciones de la persona ansiosa están relacionadas con la salud. Hemos escuchado también que las personas previamente ansiosas, en período de cuarentena aumenta el consumo de alimentos como forma de lidiar con el malestar. Las/los que padecen esquizofrenia pueden presentar temores delirantes sobre la pandemia. Las personas con trastorno de estrés postraumático empeoran con experiencias tan extremas como ésta; es una nueva crisis que deben hacer frente. Ya es de manifiesto que aquellos con adiciones aumentan el consumo o pueden tener recaídas y con ellas, aumenta la violencia intrafamiliar.

Las situaciones amenazantes, aquellas que no podemos tener control o predecir son particularmente aterradores y ponen al cuerpo bajo estrés. La OMS ha afirmado: “La crisis actual está poniendo a la población bajo estrés». Bajo dichas condiciones nuestro cuerpo produce hormonas de estrés como el cortisol que a largo plazo puede gatillar alguna enfermedad cardiovascular, entre otras más. Cundo la situación de estrés se hace crítica, pueden aparecer signos de depresión y en aquellas personas que trabajan en el servicio de salud pueden padecer Estrés postraumático por el impacto generado de los efectos del virus. En países como España e Italia, se han observados algunos suicidios del personal de salud, por la cantidad de muertes diarias que han debido enfrentar.

Antecedentes sobre los efectos psicológicos de una pandemia y cuarentena

Los efectos del confinamiento no son aún medibles ni descritos claramente, ya que la situación que estamos viviendo es excepcional. Sin embargo, hay algunos antecedentes interesantes sobre experiencias similares que concluyen que en la mayoría de las casos los síntomas psicológicos disminuyen después de un tiempo.

En los estudios sobre efectos psicológicos en los rescatistas del ataque al World Trade Center, demuestran que hay un aumento significativo en cuadros depresivos y del estrés luego de un desastre, pero que después de un año , ya no estaban presente. Pero, había aumentado notablemente el abuso de sustancias, principalmente el consumo de alcohol. También en algunos casos, atravesar un periodo de crisis se puede generar lo opuesto, es decir, que las personas se sienten psicológicamente mejor, sobre todo en aquellas personas que ayudan a otros. Respecto a lo anterior, las estadísticas indican que durante las crisis, la tasa de suicidios disminuyeron temporalmente.

 

En experiencias contemporáneas de pandemias versus efectos psicológicos hay un estudio liderado por Samantha Brooks sobre la epidemia de Sars en el año 2003 y la crisis del Ébola del año 2014 indicaron que en la población general aparecieron síntomas como la ansiedad, el nerviosismo, la inseguridad y la depresión.

Sugerencias para sobrellevar la crisis:

  • Manténte en contacto con la familia, amigos y con tu psicolog@. Las videollamadas, los whatsapp y llamadas telefónicas son una opción vital en estos momentos. Tal vez, el tener más tiempo libre puede ser una oportunidad para que te re-conectes con algún cercano a quien no le habías dedicado el tiempo necesario.
  • Evita el uso excesivo de información. Puedes establecer límites en la cantidad de tiempo que dedicas para informarte. La recomendación es de máximo dos veces al día durante 30 minutos cada vez.
  • Mantén las rutinas diarias tanto como sea posible.
  • Trata de mantener el control y concéntrate en las cosas o tareas que te esperan a tu alrededor. Por ejemplo, labores domésticas y como desearías ocupar tu tiempo libre en casa. Preguntarte: ¿Cómo voy a diseñar mi día?
  • Ayuda a otros. Aquellos que ayudan a los demás a menudo se sienten mejor consigo mismas. Por ejemplo, ayudar a tu vecino de edad avanzada a realizar alguna compra, etc.
  • Meditación consciente y ejercicio físico.
  • Si llevas en curso un proceso psicoterapéutico, continua con él a través de videollamadas.

 

Acerca de mí

¡Hola! Soy la autora de este blog. Lea nuestras publicaciónes

Categorías

Other posts you may interested in…

Visiones

Visiones   Su mirada siempre esquiva observaba más allá de la gente, más allá del horizonte de la vida, hacia una...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?