Relaciónate con gente que quiera lo mejor para ti

por | Nov 8, 2019 | Actualidad | 0 Comentarios

 

Corresponde a una de las doce reglas que propone el mediático psicólogo canadiense Jordan Peterson en su libro “Doce reglas para la vida, un antídoto al caos”.

En el capítulo que dedica a esta regla pone el énfasis en cuidar con quienes nos relacionamos, ya que pueden contribuir o perjudicar nuestro propio desarrollo personal, aunque no necesariamente de una manera intencional.

Estar con personas con bajas aspiraciones en la vida puede atraparnos en una forma de ser que difícilmente nos permita desarrollar nuestro potencial, o en palabras del filósofo alemán Nietzsche, nuestra voluntad de poder.

Primeramente por la dificultad que implica iniciar el primer movimiento para hacer algo diferente de lo acostumbrado y segundo por el rechazo que puede generar mantener dicha iniciativa en nuestro grupo de pertenencia, que puede acrecentar diferencias significativas.

Esto nos lleva inevitablemente a pensar en nuestro círculo social y las personas que lo componen, familiares, pareja, amigos u otros.

Generalmente partimos del supuesto que las personas más cercanas a nosotros quieren nuestro bienestar, pero muchas veces y más allá de las buenas intenciones, amor y cariño declarado (y posiblemente sentido), existen comportamientos que apuntan en un sentido contrario a nuestro desarrollo personal.

Quizás una de la formas de violencia más trágica sea aquella que dificulta nuestro desarrollo personal, impidiéndonos alcanzar nuestras metas, anhelos ¿y por qué no? sueños.

Según el investigador Alex Pentland, autor del estudio “Are You Your Friends’ Friend? Poor Perception of Friendship Ties Limits the Ability to Promote Behavioral Change” cerca del 50% de las personas que consideramos amigos no tienen una percepción recíproca de nosotros, lo que coincide con otros estudios realizados sobre el tema con muestras más significativas.

Esto nos puede llevar a pensar si las personas que nos rodean tienen un genuino aprecio por nosotros, como así también, si actúan de una manera correspondiente.

Además de lo expuesto anteriormente y quizás más relevante aún es lo descrito por el neurocientífico Moran Cerf, quien descubrió que cuando las personas pasan tiempo juntas, sus ondas cerebrales comienzan a parecerse.

«Dos personas que ven las mismas películas, los mismos libros, que comparten las mismas experiencias y que además solo hablan entre ellos, después de dos semanas, comienzan a mostrar patrones comunes a nivel de lenguaje, emociones y hasta puntos de vista».

Este fenómeno neuronal se debe a una forma de sincronía eléctrica que se genera a través de las neuronas espejo denominado “resonancia”.

La resonancia es una conexión en línea con el otro que es inmediata y anterior a todo proceso reflexivo y que se encuentra a la base de toda interacción y relación interpersonal.

Eventualmente el ser humano resuena con todo ser humano, sin embargo el pasar tiempo con alguien en particular genera una sincronización y por ende una semejanza, de esta manera no da lo mismo con quienes nos relacionamos.

Otro aporte a este tema lo hace el psicólogo evolucionista británico Robin. I. M. Dunbar quien refiere que no podemos tener relaciones cercanas con todas las personas ya que el ser humano cuenta con un capital afectivo limitado.

“Hay una cantidad limitada de tiempo y capital emocional que podemos distribuir, así que solo tenemos cinco espacios para el tipo más intenso de relación”.

“La gente puede decir que tiene más de cinco amigos, pero puedes estar segura de que no son amistades de calidad”.

Es por lo anterior que resulta importante reflexionar en torno a las personas que se encuentran presentes en nuestras vidas.

Los seres humanos a diferencia de otras especies necesitamos de vínculos afectivos con otros(as) y es ese contacto, incluso antes del nacimiento, el que nos va transformando de una determinada manera para bien o mal en términos de alcanzar nuestro potencial y poder contribuir a los demás.

Por ello cuidemos de relacionarnos con aquellos que nos ayuden a crecer.

Ps. Alma Bascuñan S.

¿Necesitas ayuda o te gustaría consultar con nuestro equipo de psicólogos especialistas? Llámanos al +56 9 4225 1630, escríbenos por WhatsApp o llena el formulario de nuestra página de contacto


Contáctanos

Acerca de mí

¡Hola! Soy la autora de este blog. Lea nuestras publicaciónes

Categorías

Other posts you may interested in…

Visiones

Visiones   Su mirada siempre esquiva observaba más allá de la gente, más allá del horizonte de la vida, hacia una...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?