El cerebro creativo

por | Jul 11, 2019 | Actualidad | 0 Comentarios

 

Un excelente documental para ver llevado a cabo por el Dr. David Eagleman y basado en su libro “The runaway species: How human creativity remakes the world” que se encuentra disponible en Netflix.

 

Algo característico del ser humano es su creatividad, podemos salir a dar una vuelta y observar el mundo que hemos construido a lo largo de nuestra historia como especie y veremos ideas que en algún momento se materializaron. El mismo hecho de yo estar escribiendo en mi computadora fue posible gracias a la idea de la computadora y los esfuerzos que se hicieron por llevarla a cabo.

Así, de alguna u otra forma nuestro progreso como especie ha tenido su origen en la creatividad que siempre se presenta primigeniamente en el mundo deseado de nuestra imaginación y esto según el Dr. Eagleman tiene su base neurocientífica en la corteza prefrontal.

A diferencia de los animales, los seres humanos debemos nuestras particulares características al desarrollo de nuestra corteza cerebral, mientras los animales reciben información y ejecutan respuestas definidas, los seres humanos tenemos múltiples conexiones corticales que hacen del procesamiento informacional algo complejo y a la vez maravilloso.

Como ya se ha mencionado, la creatividad se relaciona con todas las esferas del quehacer humano y la resolución de diferentes problemáticas. Recuerdo una antigua historia sobre la importancia de desarrollar la creatividad, una persona acusada de asesinato y condenada injustamente a la horca siglos atrás como chivo expiatorio de un gran burgués es obligada a sacar de una bolsa un papel teniendo como testigo a la divina providencia para calmar los ánimos de un pueblo enardecido que observaba una evidente injusticia.

Si el papel decía inocente se salvaba, si decía culpable se condenaba. Lamentablemente el preso sabía que ambos papeles en la bolsa decían culpable, todo estaba arreglado. Rápidamente sacó uno y se lo tragó, el papel en la bolsa de culpable atestiguaba que había sacado el de inocente y así se libró ante la mirada perpleja de sus enemigos.

La creatividad nos ayuda a resolver problemas que nos preocupan, sin embargo es difícil ser creativo cuando emociones como la ansiedad y el miedo están presentes, ya que en niveles altos generan un bloqueo de la corteza prefrontal y de los procesos imaginativos. Muchas veces para resolver un tema importante parece mejor dejar de darle vueltas al problema que nos preocupa y distraernos, quizás la solución llegue justo en ese momento.

La creatividad también tiene que ver con nuestra propia felicidad y sentido de plenitud, ya que nos permite por una parte resignificar experiencias dolorosas. A través de los procesos creativos nos solo vamos reconstruyendo algo nuevo, sino que también nos vamos reconstruyendo de una manera novedosa y positiva. Además nos permite dejar una huella, una atestación en el otro de nosotros mismos, una contribución.

A continuación compartiré algunas orientaciones que nos pueden permitir ser más creativos:

1) Tener contacto con mucha información distinta: En general la inclinación de nuestros cerebros es hacia la eficacia y esto se traduce en que muchas veces probamos la solución que nos ha dado resultado en el pasado. De hecho las zonas cerebrales que tienen que ver con el futuro y nuestras posibilidades son las mismas que sostienen nuestra historia. Por eso el llamado es a hacer cosas distintas, salir de nuestra zona de confort. Si queremos resultados distintos, debemos hacer cosas distintas.

2) Lo creativo debe existir en un equilibrio entre lo familiar y lo novedoso: Esto quiere decir que no deben probarse formas demasiado novedosas puesto que pueden suscitar el rechazo de los demás. Al cerebro le estimula la novedad y empujar nuestros límites hacia allá lo vivimos de una manera entusiasta, sin embargo debe existir una armonía entre lo viejo-usado y lo nuevo-original.

3) Lidiar con el fracaso: Probar formas nuevas siempre implica adentrarse en un territorio de suelo frágil que nos puede llevar a fracasar. Lamentablemente la sensación de fracaso es difícil de sobrellevar y por lo general evitamos este tipo de exposición. Sin embargo esta inclinación nos lleva a la inercia y con ello a una sensación de falsa seguridad y frustración con nuestras propias personas. El llamado es a intentarlo una y otra vez.

Ps. Alma Bascuñán S.

Acerca de mí

¡Hola! Soy la autora de este blog. Lea nuestras publicaciónes

Categorías

Other posts you may interested in…

Visiones

Visiones   Su mirada siempre esquiva observaba más allá de la gente, más allá del horizonte de la vida, hacia una...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?